Mi amor pintado

Al principio no existía nada.
Tenía ante mí un lienzo blanco,
medio emborronado de anteriores dibujos.
Si lo mirabas bien de cerca
incluso podían verse algunas marcas
de un lápiz clavado con relativa fuerza
por el esbozo del cuadro anterior.

Pero tú trajiste la inspiración de la mano
y sólo conocerte cojí el concepto de lo que debía ser.
Mi cuerpo me pedía más.

Entonces, cuando lo vi claro,
el esbozo del más hermoso de los dibujos
se abría paso sobre el tapiz blanco.
Ni un temblor en la mano,
ni una duda en el trazo.
El dibujo quedaba listo
pero mi alma necesitaba seguir expresándose.
Más sensaciones para sacar,
y más escenas trazadas sobre el papel.

Ahora ya está todo hecho.
No queda un sentimiento no dibujado.
Mi artista ha recreado mi amor
en viñetas de cómic en blanco y negro.
Ahora sólo queda que llegues a mi lado
y que traigas los colores para pintarlo.

Mi amor ya está todo expresado
y todo queda claro.
Pero aún falta colorear los abrazos no dados de un naranja cálido.
Los besos del cajón teñirlos
de un rojo apasionado.
Las lágrimas derramadas tendrán el azul del mar
y nuestras almas un tono verde sincero.

Tú, mi amor, me traerás el arcoiris
para que nuestras vidas nunca se queden sin colores.