Fuego

Prende. Arde. Quema.
La tormenta lo apaga
y el hielo lo entierra.

Pero un susurro tuyo lo enciende.
Funde el hielo que lo cubrió
y recobra fuerza para seguir vivo
bajo toda condición de viento y lluvia.

Una sola caricia, mi amor,
de tu mirada sobre la mía,
de tus dedos sobre mi rostro,
de tu mano sobre mi pecho,
de tu piel sobre la mía.

Sólo una, y mi mundo arderá.
Un beso, y mi fuego te arrasará
queriendo llevarte al infierno
de mi pasión desbocada,
y así acabar consumidos
incendiados por nuestro deseo.

Y renaceremos de nuestras cenizas.
Y nos reharemos con partes del otro.
Seré desde entonces parte de tu vida.
Formarás desde entonces parte de mi ser.

2 comentarios:

  Deric

15 de febrer de 2009, 0:41

molt apropiat per avui

  marc

15 de febrer de 2009, 0:45

Deric: Sí. Suposo que per això m'ha sortit :D Un sempre acaba influenciat per aquestes dates encara que no ho vulgui admetre