Pintando en rojo

Hoy las calles se tiñen de rojo.
Vemos ríos de rosas en movimiento
dando colorido a una ciudad
que pierde el aspecto gris cotidiano.

Hoy algunos pretenden pintar de rojo
relaciones con capas y capas de grises.
En el comedor, en la cocina, en la cama ...
Un gris ceniza. Un gris profundo.

Otros, en cambio, darán color a sus vidas
entregando una primera rosa, perdiendo el blanco.
Y el rojo se extenderá por sus brazos
hasta llegar a sus rostros cuando sostengan ambos la flor.

Los más afortunados sólo cambiarán al carmín
provenientes de un amarillo divertido,
Un naranja espontáneo, un lila bucólico,
un verde fresco o un azul sosegado.

Hoy es un día para intentar cambiar las cosas.
Para sentir las primeras mariposas
o para seguir mostrando el afecto perenne
pintando las palabras de rojo.

Yo quiero decirte: "Sí. Hoy también te quiero".