15/209 Excesos

Me gusta beber. Me gusta el sabor de la cerveza, el vino y el whisky, y no me desagrada el efecto que causa en mi organismo la ingesta de alcohol. Pero sé dónde está mi límite, sobretodo porque si salgo a pasármelo bien me apetece acordarme al día siguiente de lo sucedido.

Me gusta el sexo. Si se mezcla con amor, mejor, aunque el sexo por sexo tampoco me desagrada. Puedes encontrarte una noche de fiesta con alguien que te atrae, que haya química y que se tenga un rato muy agradable de complicidad y sexo. Pero también me gusta hacerlo en buenas condiciones, también para acordarme si valdría la pena repetir con esa persona.

Así pues, no cabo de comprender como una chica absolutamente ebria juega a mostrar el tatuaje descendente de su cadera a un tío completamente borracho, a plena luz de bar a punto de cerrar. Las miradas eran de todo, menos lascivas y lo único que provocaban era sueño.

Aún así … hubiera molado ver por un agujerito a esos amantes borrachos de sexo intentando hacer algo en los baños de un bar.