8/209 Prejuicios

Al llegar a casa este mediodía me encontré mi ecosistema plagado de coches desconocidos. Y creo que con el precio de todos ellos juntos se podría evitar la bajada de sueldos de todos los funcionarios de Cantabria.

Supongo que eso debe darme una idea de la conveniencia complicidad y el dinero amor que debe desprender el matrimonio que estará ahora bailando la bachata que oigo desde mi casa, en la imponente carpa que se instaló en los enormes jardines de la fastuosa casa que está a 30 metros de la mía.

Y eso por no hablar de la cantidad de influencias amistades que inundarán los salones, o la cocaína felicidad que poseerá los cuerpos de los invitados al evento, amén de los favores regalos que recibirán las familias.

Vaaale, vale. Les otorgaré el beneficio de la duda. ¿Y si, por un suponer, se quieren?



Nota: Lo que queda claro es que en las bodas, sean de quien sean, se pone siempre la misma música (now listening: YMCA - The Village People)

2 comentarios:

  David

13 de juny de 2010, 1:43

209?

eres un valiente!

:)

  marc

13 de juny de 2010, 12:59

David: Bah... Uno por día. Tampoco es para tanto :D