El ratolí savi rosega el diccionari

Intuïció: Coneixement directe i immediat, sensible o intel·ligible, d'una realitat o d'una veritat, sense recórrer a inferència o raonament.


D'una realitat o una veritat... Einstein deia que l'únic realment valuós és la intuïció. La meva no veu més enllà d'una il·lusió que no acaba de distingir si és veritat, ficció, bogeria o malaltia. Però l'únic que és realment cert és que vull fer-la real. I això és el que val.

Te necesito



I punt.

Felicidades

Hoy hago una tregua en este respiro que me doy para felicitarte por tu cumpleaños. Y es curioso que hoy, precisamente hoy, Nuria me haya hecho esta pregunta: "Te quería preguntar una cosa y es que ahora muchas veces en las entrevistas me preguntan sobre la letra de bruixeta y me gustaría que me dijeras cómo te gustaría a ti que la describiera."

Utilicé las mismas palabras que usé aquí para explicárselo. Pensé en hacerlo con unas nuevas, pero, como bien dijo el Sr. Chiquimedia en su día, los amores (rotos o no) van dejando en nuestro ecosistema capas de perversa melancolía. Hablar desde ahora de lo que quise plasmar en esa canción es bastante estúpido. Los sentimientos que me movieron a ello no son los mismos. Sigues significando muchísimo en mi vida y eso seguirá siendo así para siempre, pero ya no eres mi amor. Y ya no duele escribirlo. Y no me siento culpable por decírselo a otra mujer.

Tot i així, sempre seràs la meva bruixeta. T'estimo, Maria. Moltes felicitats.

18/209 Un respiro

A veces es mejor detenerse un poco para tomar aire y luego seguir con fuerza. Nos vemos el 1 de agosto. Mientras tanto seguiré anotando todo lo que ocurre a mi alrededor.

Sed felices, ¿eh? Que no me entere yo...

More than words

Me moriré de ganas de decirte
que te voy a echar de menos…
Y las palabras se me apartan,
me vacían las entrañas


El silenci i els teus ulls
ja m'ho diuen a cada comiat:
"T'estimo, amor meu. No marxis.
Vull que regnis al meu estat".

Zahara - La fabulos historia de... - Con las ganas

17/209 Nasío pa' aprendé

El olfato no me engañó esta mañana: amoniaco. Lo olí en la peluquería, mientras esperaba ser atendido. Y a pesar de ser un olor bastante desagradable, su peculiaridad me llevó a aquellos maravillosos 15-17 años. Iba a trabajar algunos sábados al taller de mi padre. Recuerdo salir sin desayunar, encender la copiadora de planos (con sus lámparas color violeta) y asegurarme de que había suficiente amoniaco en el bidón y papel fluorescente para realizar todas las copias.

Seguramente ahora esa máquina debe ser tan ilegal como absurda porque ya nadie debe dibujar sobre papel con lápiz. Pero a pesar de ese olor que tardaba en desaparecer de mi nariz, de los madrugones de sábado y de que no cobraba ni un duro, iba a currar con ganas. Y me desilusiona ver que hay gente que no se lo toma así, y que para ellos su lugar de trabajo es un sitio donde intercambiar horas de su tiempo por dinero.

Por eso, cuando oigo que una niña de poquitos años suelta un “Mami, ¿me llevas a trabajar contigo? Es que yo he nacido para aprender” se me caen unos lagrimones como puños.

16/209 I love people

Me gusta la gente. Así, sin distinciones y generalizando. Y dentro de la gente, me enamora todo aquel que hace cosas para disfrute de los demás. Y si además con ello se muestra tal y como es, entonces hago reverencias y me quito el sombrero.

No conozco a Manoli, pero me gusta. No he intercambiado con ella más que unos correos para pedirle unos lotes de espejitos + chapas, pero sé que es buena chica. Y no porque sea amiga de mi estimado Sr. Chiquimedia, sino porque alguien que piensa con antelación un regalo para el mundo el día de su cumpleaños tiene que serlo. A la fuerza.

Muchísimas felicidades (con muchísimo retraso), Srta. [M]. Y gracias por el regalo.

Veinticinco from Manoli López on Vimeo.